Desde marzo de 2020 el mundo educativo cambió con la llegada de la pandemia de covid-19, las clases presenciales fueron cambiadas por la modalidad online, lo que significó un gran desafío para los docentes quienes debieron transformar sus contenidos para hacerlos más interactivos y compatibles con el mundo 2.0.

De esta forma la variedad de servicios y la inmediatez que brinda estar conectados a diferentes opciones virtuales se han convertido en las nuevas aulas de clase y formas de educar. Según explica Juan Guillermo Chávez, asesor académico ATE, en el curso “Transforma tu clase”, se aborda la migración a las clases online, la que ha sido una experiencia enriquecedora para el docente y el estudiante.

“Sin duda ha incentivado a que el docente se forme sobre el uso de nuevas tecnologías y aplicaciones y descubra un mundo totalmente diferente en el cual desempeñarse. Se ha multiplicado el trabajo, es cierto, pero es porque todo nos estamos adaptando”, aseguró.

De esta forma, las nuevas tecnologías han obligado a los docentes a ser más creativos para las clases sean llamativas y que logren captar la atención de los estudiantes, ya que en esta modalidad tienden a distraerse con facilidad. A ellos se le suma que con el uso de aplicaciones como Zoom o Google Meet que dan la opción de mantener la cámara inactiva, se dificulta conocer si estudiante está o no concentrado en sus actividades estudiantiles.

“Ahora las clases se apoyan en el uso de videos, diapositivas, podcasts. Los estudiantes han tenido que adoptar hábitos de estudio de forma más autónoma, manejando su tiempo y cumplimiento de sus deberes de forma independiente, estas son algunas de las ventajas de esta modalidad” explicó Chávez.

Además el asesor de Fundación Fucid asegura que la inmediatez se ha convertido en un gran aliado para los docentes. “No hace falta que los estudiantes se trasladen a otro lugar. Además se incentiva el uso de medios como correos electrónicos, uso de redes sociales como WhatsApp y de plataformas propias de cada institución, permiten que los padres les hagan seguimiento más continuos y de manera más inmediata a los procesos educativos”, detalló.

El éxito de las clases online, detalla la experta, está en tener buena planificación y aumentar la formación docente en el área de las nuevas tecnologías, de esta manera se realizará un mejor abordaje de las temáticas de manera creativa.

Sin embargo, en la modalidad online no todos son ventajas. Las brechas digitales han sido una gran problemática, debido a que en muchos casos los estudiantes no cuentan con los dispositivos o infraestructura tecnológica en casa, conexión a redes de internet y herramientas para llevar a cabo el proceso educativo virtual.

La escasa interacción física de los estudiantes también repercute en su desarrollo de su vida personal y académica. “El contacto físico y las experiencias que viven los niños en los establecimientos educativos, principalmente los de primera infancia, son primordiales para el desarrollo de sus personalidades y relaciones. Además en sus hogares tienen espacios limitados para el desarrollo de las actividades físicas y en muchas ocasiones no se cuenta con elementos apropiados para realizarlas, a ello se le suma la prolongada exposición a pantallas y dispositivos a la larga generar problemas físico y mentales”, explicó.

La experta de Fundación Fucid resaltó que la mejor manera de contrarrestar las desventajas es motivando la formación docente enfocado en  contexto educacional, emocional y científico en el que se pueden implementar tecnologías para el aprendizaje, comprendiendo los requerimientos básicos que se deben adaptar en la gestión de una clase online.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *